La grandeza de la sencillez

En una ocasión en mi andanza laboral fui citado a una reunión. Durante ella, en el momento de señalar mis debilidades –cosa que agradezco-, se me hizo ver que yo no era una persona proactiva. A la media hora de eso, en tono de reproche, se me dijo que yo era alguien que tomaba decisiones por mi cuenta. Luego de la hora y media de esa reunión yo salí como un signo de interrogación. ¿Qué pasó ahí? ¿Soy o no proactivo?

Muchas veces, por costumbres aprendidas o tradición, solucionamos todo con reuniones largas y monótonas. O tenemos la idea de que, para aprender algo, debemos ir a una clase extensa y aburrida. O siempre solucionamos todo de la misma forma y nos perdemos de detalles e ideas que pueden ser innovadoras para nuestro entorno.

Me impresionó la historia de cómo nació Southwest Airlines, una aerolina de bajo costo en Estados Unidos. La idea surgió del dibujo en una servilleta que formaba un triángulo con tres ciudades entre la cuales volaría la aerolínea. Eso fue todo. Una idea sencilla en un ambiente informal y con un elemento común generó una empresa de millones de dólares. Sencillo, sin complicaciones. Los grandes estudios de mercado, factibilidad y financieros vendrían luego. La idea fue la luz verde para lo demás.

George Fuller, especialista y escritor en temas de gestión, liderazgo y negociación, recomendó en cierta ocasión hacer de la mejora continua algo cotidiano en las organizaciones. Las reuniones no tienen por qué ser siempre en el mismo salón. Las decisiones no tienen que tomarse al calor de horas y horas de discusión. Las mejores ideas pueden venir del colaborador del día a día, el que está en la zona de los balazos. El negocio puede ser exitoso si descubrimos que nuestros vecinos necesitan ese producto por el que viajan hasta el mercado de la ciudad porque no lo encuentran en el barrio y hacemos algo al respecto.hand-339606_960_720

La sencillez puede ser nuestra aliada, es cuestión de poner atención a los detalles y empezar a pensar de forma diferente a como lo estamos haciendo. Y que la sencillez abarque todas las áreas.

Peter Lewis, antiguo CEO de Progressive Insurance, gestionó la compañía de tal forma que usando la tecnología disponible en su momento, en cuestión de minutos el cliente obtenía el pago de su seguro de accidente de autos. En efecto, no está leyendo mal: en cuestión de minutos la compañía de seguros le pagaba. Lewis se dejó decir que Progressive ya no vendía seguros, vendía velocidad. Un slogan sencillo pero poderoso.

Empecemos a examinar nuestro entorno. ¿Somos complicados, difíciles? Ser un poco más sencillos puede ayudarnos por el camino que andamos a diario.

Publicado originalmente en La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s