La vida es injusta, ¿cierto?

poverty-1274179_960_720

¿Alguna vez te has quejado de que la vida es injusta?

Yo también. ¡Y es que lo es! La vida es tan injusta a veces, que hasta quienes tratamos de inspirar a otros a pensar en lo bueno que tenemos, nos toca hacer un alto y enojarnos por lo que ocurre a nuestro alrededor.

Pero no solo quedarnos ahí. Cualquiera se enoja, cualquiera se indigna o se deprime. Es fácil ser un vocero contra la injusticia en nuestras redes sociales.

Recientemente tuve uno de esos momentos que Dios o el destino te ponen a atravesar para recordarte que la vida es injusta, pero que podemos hacer algo al respecto. No lo cuento por alabarme, hay muchísimas personas en el mundo que también lo hacen y que, inclusive, dedican su vida a ello. Esas personas nos traen esperanza y la buena noticia es que también podemos aportar.

Iba rumbo a una fiesta. En una intersección le vi, parado junto al camino, mirando los carros mientras sostenía una caja llena de golosinas para vender. A su lado, una pequeña bicicleta. Miraba uno por uno los carros, con la esperanza de que alguien le volviera a ver.

¡Cómo duele la indiferencia! Sentí que debía ayudarle con algo, y aunque a veces pasa uno por momentos de estrechez, cuando sentís eso en tu interior no dudás en hacerlo. Al menos, no deberías dudar.

Abrí mi ventana, él sonrió y con dificultad por su condición física se acercó a mi carro. Le di una ayuda, le dije unas palabras de ánimo y aunque no le recibí la golosina que me ofreció, me regaló una sonrisa de agradecimiento.

El semáforo se puso en verde y yo seguí mi camino llevándome un gran aprendizaje. La vida es injusta, pero a veces el solo hecho de bajar el vidrio del carro puede traerle esperanza a alguien y cambiar su vida y la nuestra.

MM81A-1606_INV_PIAPOP_D3000_OPCreo que sería muy útil bajarle un poco la velocidad a nuestro día a día y el volumen a nuestras quejas para que podamos poner más atención y aprovechar las oportunidades que se nos presenten para hacer la vida un poquito más justa.

Al fin y al cabo, el vagón de los quejosos ya está lleno de gente..

Anuncios