Equipo: Lecciones de las hormigas para una empresa

Lo había anunciado semanas atrás. En el momento en que aterrizan en mi cocina, ya tenemos problemas. Y ahí venía, la larga fila y la invasión de hormigas en la barra de mantequilla. Iban y venían hasta lo alto del cielorraso donde hicieron el hormiguero, aprovechando una fisura en la pared.

Eran un grupo de hormigas grande. ¿O un equipo de hormigas? Esa definición de grupo y/o equipo es un tema interesante. Las organizaciones están compuestas de grupos de personas pero lo ideal es llegar a convertirlos en un equipo para que alcancen su máximo potencial e, incluso, puedan ir más allá.

Más allá de teorizar al respecto –ya que hay mucha y muy buena información realizada por especialistas en la materia, mi interés es reflexionar en tres ideas que considero necesarias para funcionar como equipo en una organización.

Para ser organizaciones exitosas, necesitamos vibrar en una misma sintonía.

Todos conocemos a algún equipo que logró crear un legado importante y destacado. Sea a nivel organizacional, deportivo, comunal, estudiantil, etc., destacaron por encima del resto y nos mostraron la importancia de la unidad, de vibrar en una misma sintonía.

Hay una máxima primordial en esto: La gente no trabaja para una empresa, trabaja para otras personas. Aunque son elementos importantes, olvídese del mobiliario de lujo, de los elementos externos y hasta los confites y frases motivacionales. Si la o las personas de la organización, en especial aquellas a cargo, no son leales, comprometidas ni desean jugar en equipo, el sentido de pertenencia inicial de la gente se diluirá rápidamente. Y, quien pierde, no es la gente, es la organización.

La gente no trabaja para una empresa, trabaja para otras personas..

¿Cómo trabajan en equipo las hormigas? Ofrezco tres ideas al respecto:

Cohesión: es todo un reto lograr la cohesión en un equipo. Sucede porque tendemos a ser competitivos y a buscar nuestro propio beneficio y reconocimientos. Eso está muy bien, en el momento y el lugar correctos. El gestionar ese deseo de superación de personas individuales para lograr resultados en equipo es un desafío mayúsculo. ¿Podemos imaginar a un equipo de hormigas que, cuando una encuentra algo para comer, las demás sigan su camino para buscar ‘algo más grande’ que aquella otra, solamente para alimentar su propio ego o necesidad puntual? La cohesión les ayuda a superar los escollos y debilidades en el camino: enemigos, obstáculos, etc.

Motivación: A las hormigas las motiva principalmente el deseo de sobrevivir. Es lo que me parece. El bien común es lo que las hace salir en filas a recolectar todo lo que se pueda para el sostenimiento del hormiguero, a la vez que quedan otras trabajando allí. En las organizaciones es normal escuchar a personas hablar de que su única motivación es el pago de su salario y sus comisiones. Personalmente discrepo de quienes incluyen ese rubro como un elemento del salario emocional. ¡Hombre, es que si no pagamos se nos van todos/as! Eso ni se discute. ¿Cómo hacer que la gente se cohesione y motive con la esperanza de lograr algo más grande que el necesario sueldo? No hay una sola respuesta correcta a una pregunta así, pero lo bueno es que puede haber mil formas correctas de responderla. Debemos encontrar la respuesta que más se ajuste a nuestra realidad y aplicarla.

Confianza: es curioso escuchar personas que dicen que confianza solo en Dios, los demás a traer papeles y comprobantes. Si y no, en mi opinión. Para crear y funcionar como equipo necesito creer en el resto de integrantes: en sus capacidades, en su ética, en que buscaremos las metas en común y en su buen quehacer diario al desempeñarse. Claro, necesitamos comprobantes y hechos que respalden esa confianza –los resultados del equipo son un buen parámetro, pero se trata de brindar la confianza antes y durante el proceso de hacer equipo.

Juntos somos más fuertes que cada uno por separado..

Cuando tengo la oportunidad de conversar con equipos de trabajo, me gusta recalcar la importancia y la necesidad de sumar esfuerzos en pro de ser y trabajar como equipo. Un concepto clave en esto es del de sinergia. Juntos somos más fuertes que cada uno por separado. Ojalá podamos reconocerlo, entenderlo y aplicarlo en nuestras organizaciones.

——

Ya hemos escrito sobre el enfoqueel instintola determinación y el hambre de las hormigas en esta serie de artículos. Podés revisar los artículos en mi blog, que está a tu disposición.

Recientemente tuve el honor de ser parte de la edición #20 de la Revista Agenda que se publica en El Salvador. Acá podés leer el artículo en línea. Y acá encontrarás mi podcast, con reflexiones breves sobre la vida, la motivación, el liderazgo y la superación personal y profesional.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.


Fabrizzio Ponce
@fabrizzioponce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s