Ignorante y a mucha honra

Que le digan “ignorante” a uno en estos tiempos ha pasado a ser el insulto más grosero, frontal, directo y el que no nos deja indiferentes.

Muy atrás quedó la época donde las ofensas se resolvían con un duelo. Solo uno quedaba en pie. O cuando nos mencionaban de mala forma a nuestra madrecita. Podíamos perder la pelea a golpes, pero al menos el otro no se iba limpio. Lo salpicábamos de sangre.

Hoy día, que alguien le insinúe tan siquiera a otro que es un ignorante es un motivo socialmente justificado y aceptable para bloquearlo de sus redes sociales y dejar de hablarle al ofensor. Se lo merece, ¿no? ¿A quién le gusta que le mancillen su honor tratándolo de ignorante?

Pues es curioso, porque la ignorancia es aliada del enfoque. Es parte importante de ella.

Me explico. No vamos a saberlo todo en la vida. Nunca falta quien aparente serlo y lo veremos y escucharemos opinando de todo. Eso es su problema. El mío, y nuestro, debería ser mantenernos conscientes que no hay forma posible que lleguemos a saberlo todo. Y además, no es necesario.   

… la ignorancia es aliada del enfoque.

¿Ayudará en tu negocio saber que el primer email de la historia fue QWERTYUIOP?

¿Te motivará a levantarte mañana temprano a entrenar el hecho de saber que la dirección de tu domicilio es única en el mundo?

¿El saldo de tu cuenta de banco aumentará a tu favor por el hecho de saber que en Júpiter y en Saturno llueven diamantes?

¿En el próximo invierno hará menos frío por tener presente que en Urano las estaciones duran 21 años?

¿Bajaremos de peso por saber que nuestros ojos hacen más ejercicio que nuestras piernas?

Obviamente, fui un poco chistoso al mencionar esos datos puntuales (los tomé de mott.pe por si deseás conocer algunos otros). Pero hay más. Uno propio es que no tengo del todo claro de dónde surgieron las razas humanas y tampoco he hecho el intento de averiguarlo. Seguramente lo estudié en la secundaria, pero ya lo olvidé. Mea culpa. Claro, no he tenido un solo cliente o conversación de negocios en la que haya necesitado saberlo. Me ha servido mucho más tener otro tipo de información, la adecuada para poder servirle de la mejor manera a mis clientes y colegas.

Una vez que hayamos asumido e interiorizado el hecho de que no lo sabemos todo –ni lo lograremos nunca-, las cosas y temas que elijamos para crecer en ellas recibirán más atención y nos darán mejores resultados. Se llama ‘enfoque’ y es muy necesario en una época de brillos y propuestas llamativas.

No voy a adentrarme en el tema del enfoque, ya que sobre ello escribí hace unos meses en este artículo. Pero si deseo llamar tu atención a la poca utilidad de ofenderse o sentirse menos por lo ignorante que sos o en lo que seás ignorante, y más bien dirigir tu atención a lo verdaderamente importante.

… desde mi ignorancia construyo lo que quiero realmente.

He estado hablando en las últimas semanas con un joven atleta con aspiraciones deportivas altas. Muy, muy altas. Y también hemos conversado sobre la importancia del enfoque, de mantenerse ‘ignorante’ en ciertos temas o actividades que le alejarán eventualmente de sus aspiraciones. Así es como funciona: desde mi ignorancia construyo lo que quiero realmente. Por ello decía, líneas atrás, que la ignorancia es aliada del enfoque. Deben ir de la mano.

Que los gobiernos nos quieren ignorantes. Que aquel sabe más que nosotros de todo. Que sos un ignorante por no ver el documental en youtube o no haber leído tal o cual libro. Es una disputa drenante donde no habrá nunca un ganador. ¿Importa eso? Para mi, muy poco. Y depende de vos también establecer cuanta atención te merece eso y enfocarte en lo realmente importante.

¿Ignorante? Muy probablemente si. Y a mucha honra.

En estos links podés revisar y adquirir mis publicaciones, algunos contenidos gratuitos y escuchar mi podcast.

‘Imparable’ primero fue un curso vía whatsapp, luego pasó a ser un ebook gratuito (acá lo podés descargar) y ahora está empezando a ser una comunidad de gente imparable. ¿Nos acompañás? Estamos en Facebook.

Y cuando desees dar un paso adelante, trabajemos juntos. Acá las formas en que te puedo acompañar.

Con todo aprecio, un gran abrazo a la distancia, Fabrizzio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s