Escojo tener fe.


Yo puedo elegir.

Tengo ese poder. Lo he usado toda mi vida. Muchas veces ha sido para cosas buenas, otras tantas para cosas no tan buenas o del todo para cosas nada buenas. Cosas malas, al final de cuentas, porque las cosas son como son aunque se quieran maquillar. Pero soy consciente de que, sin importar cómo y dónde esté, puedo elegir.


Y pensando en el 2022, escojo tener fe. Si, esa fe ciega que tanto se critica. Porque, viéndolo fríamente, no existe una fe ciega. Siempre elegimos teniendo algún tipo y cantidad de información. Con base en ella nos decantamos por una, otra o aquella otra elección. Y en el caso de una fe ciega, la defino como una confianza al 100% en mi y en mis posibilidades. No son infinitas, pero ese hecho no me va a detener de tratar de llegar al límite y, ¿por qué no? quizá presionar un pelín más.

si podés escojer entre un pedazo de basura maloliente y una joya, ¿para qué escoger la basura?


Escojo tener fe porque incluso el no escoger es una elección en si mismo. Y escojo tener fe porque tengo la expectativa de que las cosas van a ir para bien. Y acá aplica el mismo principio anterior. Decir que hay que ir por la vida sin tener expectativas es, en si mismo, una expectativa. Y si podés escojer entre un pedazo de basura maloliente y una joya, ¿para qué escoger la basura?


Aunque lo publiqué hoy, escribí este artículo en un vuelo de regreso de Nueva York a mi país de residencia actual. No lo cuento por presumir. Le he enseñado a mis hijos que cada viaje que hemos podido hacer es un regalo y una bendición de Dios para nosotros y que hay que agradecerlo y a nivel de familia fue especial por todo lo que hicimos y en las circunstancias en que logramos hacerlo. Conocí algunos lugares que tenía pendientes, conocí personas muy especiales, vi muchas personas en necesidad, otras sin hogar que pasaban frío en las calles y hasta conocí al ciego Joe que me gritó por no entenderle bien cuando le quise ayudar en un supermercado. De todos modos, siempre le dije a la cajera que me atendió que atrás estaba Joe enojado y alguien del supermercado fue a ayudarle.


Por esas cosas es que escojo tener fe. Para sacar adelante a mi familia, para poder servirle de la mejor manera a mis clientes, para apoyar a quienes me siguen, para ayudar a construir mejores líderes, un mejor país y un mejor mundo para todos y hasta para poder regresar pronto a Nueva York o a la bella Madrid, que tanto añoro. 


Escojo tener fe en un 2022 que será mejor, no por lo que traiga sino por cómo lo enfrentaré.

¿Qué vas a escoger vos?


Haciendo click acá encontrarás este artículo narrado para mi podcast.

¿Ya te suscribiste a 7Ls, mi newsletter semanal? Todos los lunes comparto algo sobre liderazgo y gestión personal que puede interesarte. Haciendo clik acá encontrarás el formulario para que te anotés.

Ya está disponible en formato digital “Código Hormiga”, mi publicación más reciente. Haciendo click acá podés ver la presentación que le hice directamente desde Times Square en Manhattan. Y acá está el link para adquirirlo en Amazón.  

Y en enero inciamos con Temporada Uno, un programa virtual de lectura y desarrollo personal. Escribime a info@fabrizzioponce.com y te comparto los detalles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s